Platicando con mi hermano mayor, le pedía oración por mi mudanza y por todos los movimientos que ésta representa. En verdad cuando uno se muda de un lugar a otro, uno no sabe lo que tiene hasta que todo se junta, ¿cuántas cosas guardamos verdad? Es tiempo de despojarnos de los viejos vestidos y revestirnos de lo nuevo para poder movernos con libertad.

Para mi moverse de un lugar a otro conlleva mucha oración porque es necesario cubrir el viaje en la carretera, o por avión, la nueva escuela de los niños, la nueva casa, la iglesia donde vamos a congregarnos, un nuevo trabajo, nuevas amistades y amigos, en fin, son muchas cosas que debemos presentárselas al Señor, pues Él es el Único que puede darnos dirección a todas nuestras necesidades.

Y así hablábamos mi hermano y yo cuando de repente él me dijo: “No tienes que preocuparte por nada, pues Dios está al control de todas tus necesidades…. y por el viaje…. Él es tu GPS (sistema de posicionamiento global). “El Señor Jesucristo te conducirá, Él es el timón de tu barca.”

Me gocé grandemente al escuchar esas palabras proféticas porque el Señor Jesucristo es un Dios de orden y guía nuestros pasos. Dios nos lleva por caminos de bien y no de  mal, Él nos lleva a caminos estratégicos para llevar su palabra. El sistema de navegación que recibimos los hijos de Dios es interno.  Muchas veces el Señor nos lleva a lugares  para plantar la semilla de fe en Su nombre. Otra veces hemos estado guiando o caminando por un camino y de repente sentimos la necesidad de irnos por otro camino no acostumbrado porque la misericordia de Dios nos ha librado de un accidente o de un peligro. No nos dirigimos, El Señor nos dirige.

El Señor libra a sus hijos en las carreteras, y los guía por caminos correctos y verdaderos. Cuando venga el Espíritu de verdad, Él los guiará a toda la verdad” (Juan 16:13). El Espíritu Santo nos guiará a toda la verdad. Muchos se apoyan en el GPS o sea a la maquinita de navegación que no es cien por ciento seguro, mas el Sistema de Navegación del Señor para Sus hijos, es verdadero y divino donde nadie se puede perder.

Así como la Ley de Jehová es perfecta, también Su direcciones son perfectas y seguras. Quizás te encuentras sin rumbo y sin dirección y no encuentra el camino a seguir. Hoy el Señor te brinda la oportunidad de ser tu guía, obedece Su voz y déjate guiar por Él.

Si camina bajo Su dirección, por más difícil que sea el camino, Dios nunca te dejará perder. Deposita tu confianza en Él y Él te conducirá por el camino que debes andar, te aseguro que es el mejor. Si no ha dado el paso de fe en tu vida, hoy es la mejor oportunidad de aceptar a Dios.

Ser salvo es un prerrequisito de descubrir el trabajo que Dios te ha dado para tu vida. Aceptar a Jesús como tu Salvador espiritual significa las puertas abiertas para tu destino. Sin la guía de Él, no podrás llegar a la meta final. Cuando tú acepta a Jesús como tu salvador personal, y comienza a buscarlo en espíritu y en verdad con todo tu corazón diariamente; Él empezará a revelar su propósito para tu vida. Si te has decidido a buscar de Dios y de Su palabra, repite esta oración conmigo, te aseguro que todo cambiará en tu vida.

Señor Jesucristo, vengo a Ti así como soy, un pecador, me arrepiento, perdona todos mis pecados, límpiame de toda maldad, yo perdono a todos los que me han hecho daño, renuncio a Satanás, y ha todas sus mentiras.

Reconozco que eres el Hijo de Dios. Señor me entrego a Ti por completo, entra a mi corazón, te acepto como mi Señor y Salvador. Hazme la persona que Tú quieres que yo sea, sana mi cuerpo, alma y espíritu, cúbreme con tu preciosa sangre, escribe mi nombre en el Libro de la Vida, lléname con tu Espíritu Santo. Gracias Señor por salvarme, gracias por hacerme una criatura nueva de Dios, en el nombre de Jesucristo, Amén.

Bendiciones

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here