¿De quién temeré?

El Señor es mi Luz y mi Salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? El Señor es mi Pastor, aunque camine por valle de sombra de muerte no temeré mal alguno, porque Dios está conmigo. Padre de amor y misericordia, tu Palabra y Tu Espíritu me consuelan; y me dan paz. No temo, porque el amor perfecto echa fuera el miedo. Dios no me ha dado espíritu de temor, sino poder, amor y dominio propio.

Los que traman contra mí caerán delante de mí y ninguna arma forjada contra mí prosperará, porque Mayor es el que está en mí (Jesús), que el que está en el mundo. Por cuanto habito en lugar secreto del Altísimo y bajo la sombra del Todopoderoso, el Señor me libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal. Él envía a Sus ángeles para que me guarden en todos mis caminos, los ángeles me sostienen en sus manos, para que mis pies no tropiecen con ningún tropiezo. No temeré, porque el ángel del Señor acampa a mi alrededor y me protege de todos los males. Ángeles de Dios velan por mí las 24 horas del día. Padre mío y Dios mío, protégeme hoy en el Nombre de Jesús. Amén.

Escrito por BV Flores
www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here