Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.  Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino: mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca: como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió

su boca. De la cárcel y del juicio fue quitado; y su generación ¿quién la contará? Porque cortado fue de la tierra de los vivientes; por la rebelión de mi pueblo fue herido. Y dipúsose con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; porque nunca hizo él maldad, ni hubo engaño en su boca. Con todo eso Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole á padecimiento.

Cuando hubiere puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.  Del trabajo de su alma verá y será saciado; con su conocimiento justificará mi siervo justo á muchos, y él llevará las iniquidades de ellos.  Por tanto yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los perversos, habiendo él llevado el pecado de muchos y orado por los transgresores.

Este fue el mensaje que Dios le dio al etíope eunuco en Jerusalén y que más luego el evangelista Felipe lo explicó  para que el eunuco lo entendiera.  La semana pasada estuvimos hablando de Felipe, un diácono que los apóstoles habían designado para trabajar en la iglesia al servicio de las mesas.  Este trabajo era muy humilde y él lo ejercía con fidelidad. En su encuentro con el etíope, Felipe tuvo el privilegio de compartir el mensaje de esperanza con un alma sedienta. Dios lo elevó a otro nivel de crecimiento en Él, cambiándole el título de mesero a evangelista guerrero del evangelio de la fe. 

 Me llama la atención que Dios eligió un lugar solitario para llevar a cabo su Palabra entre Felipe y el etíope. A Jesús no le impresionaban las multitudes de personas pues en muchas ocasiones de angustias Él  oraba y ministraba solo. El lugar solitario representaba la necesidad del etíope. Dios reconocía cuan sedienta y solitaria se encontraba el alma del etíope eunuco.  En su alma se encontraba rechazo y un vacío que solo el Espíritu de Dios lo sabía.

¿Cuántas veces te has sentido rechazado (a) en diferentes momentos de tu vida?  Todos en diferentes circunstancias de nuestras vidas hemos pasados por esa situación. Había mucho rechazo en la vida de aquel eunuco, por medio de los religiosos de aquella época. Un eunuco era hombre que para llenar los requisitos de su función debía ser castrado, aunque no siempre fue así.

El era un funcionario encargado de los tesoros de la reina de Etiopía, su  posición económica era buena,  por lo tanto lo tenía todo. Este hombre por su condición cargaba con una necesidad grande, su vacío espiritual hizo viajar desde Etiopía a Jerusalén para adorar y calmar su sed. Jesús es la fuente de agua viva que calma al sediento.  Él calmará tu sed.  El evangelio tiene un nombre: Jesús de Nazaret.

La urgencia que tenía Dios por el etíope era una de salvación; Dios quería salvar a esa alma confusa, vacía y sedienta. El etíope se levantó en busca de llenar ese vacío y encontrar respuestas. La predicación del evangelio de Dios en nuestras vidas nos llena de gozo y produce en nosotros el aumento de nuestra fe. Jesús es el aumento personal de nuestra fe. Su amor por nosotros  es el amor de DIOS hacia todos los perdidos. No quiere que nadie perezca sino que todos lleguen a experimentar la salvación eterna que se ofrece en JESUS.

La historia de Felipe y el etíope se repite cada día entre los hijos de Dios. El señor, nos dejó esta enseñanza para que las practiquemos. Está en nosotros si vamos a obedecer como Felipe o nos vamos a quedar estancados sin hacer nada.  Hermanos que me escucha te diré que hay muchas almas que se pierde cada día sin haber conocido del señor Jesús en sus vidas, ni mucho menos del plan de salvación. Hay mucha necesidad.
Testimonio
Los discípulos eran testimonios vivos, no se cansaban de llevar el evangelio de Dios a todas partes, siempre estaban dispuestos para su gran comisión. Felipe aprendió de ellos. Nosotros debemos ser imitadores de Jesús para llevar el evangelio de Dios.  Al finalizar mis vacaciones en la República Dominicana, me dirigía  hacia la ciudad de Nueva York.

Previamente en esa semana oraba al Señor por mi viaje. Durante la intersección, Dios me mostró la persona que iba a sentarse a mi lado en el avión para que orara por ella. Esa alma era desconocida para mí, pero conocida para Dios. Cuando llego el día de mi viaje, estaba un poco curiosa por ver a esa persona tan querida por Dios. Finalmente, después de tantos chequeos en el aeropuerto ya me encontraba sentada en mi asiento asignado. 

 Cerré mis ojos y como en tantas ocasiones y siempre, lo primero que hago es darle las gracias a Dios por su protección y cuidado especialmente al abordar un avión. También oré por la persona que se sentaría a mi lado, dicho sea de paso, no había venido todavía.  Cerré mis ojos  de nuevo para meditar en el señor, y al rato después apareció esa persona.

Era un señor alrededor de los cuarenta años y vestía pantalón jeans azul, zapatos tenis, y una camiseta polo. Su mirada era un poco tímida y vergonzosa. Al sentarse me saludó y luego durmió una siesta, pues lucía que estaba cansado.  Mientras tanto, meditaba en el Señor y le decía: “Señor prepara el momento y la ocasión para poder hablar de ti, no sé qué le voy a hablar a este hombre desconocido.” “yo sé que hay una necesidad en él, pero quiero que me la revele, Espíritu Santo háblame, heme aquí Señor; úsame que dispuesta estoy.

 Señor, hace una semana que he estado intercediendo por este hombre y solo Tú conoce su condición, solo Tú escudriña los corazones de cada uno de nosotros. Cuando terminé de orar, llegó la azafata vendiendo los alimentos, yo no pedí nada pero mi compañero de asiento sí. La azafata le sirvió su alimento, él me ofreció de su comida, amablemente le dije que no.

Durante esa ocasión,  él comenzó a platicar acerca de su viaje, me contaba que regresaba de la República Dominicana de un campeonato de pelota donde su hijo estaba participando.  Le comenté que mi hijo era jugador de pelota y que la posición en su equipo era jardín derecho.

La conversación fue muy amena, no parábamos de hablar de deporte, pero luego hubo un silencio. Yo en cambio seguía intercediendo por él. Yo sabía por medio del Espíritu Santo que algo grande iba a pasar. Después de su silencio empezó a platicarme acerca de su vida y del vacío que tenía su alma. Solamente el Espíritu de Dios puso las palabras precisas en mi boca para su gloria.  Le hablé de Jesús.

Le hablé de su amor por cada uno de nosotros, y de su sacrificio en la cruz.  Le dije que él era muy importante para Dios y que Dios lo iba a usar grandemente si le daba su vida a Cristo. “Solo Cristo puede llenarte ese vacío, le comenté.” También cité el versículo de la Biblia en 2 corintios 5:7  “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas.”

Ya faltaban minutos para el aterrizaje del avión y con autoridad en el nombre de Jesús, le dije: ¿Quiere que Jesús llene tu vacío? ¿Quiere buscarlo a Él y aceptarlo como tu único Salvador espiritual? Hubo un silencio, pude notar que cerró sus ojos, respiró y luego sin miedo me dijo: Si, acepto a Jesús como mi único salvador espiritual en mi vida. En ese momento en lo físico, quise saltar de alegría, pero en lo espiritual me gozaba y le daba la gloria y la honra a Dios.

 Empecé a dar gracias al Señor, luego le dije a esa alma: Repite conmigo el plan de salvación. Señor Jesucristo, reconozco que eres el hijo de Dios y que moriste en la cruz por mí, vengo a Ti así como soy, un pecador, yo me arrepiento, perdóname de todos mis pecados, límpiame de toda maldad. Señor yo me entrego a Ti por completo, entra a mi corazón, te acepto como mi Señor y Salvador. Hazme la persona que tu quieres que yo sea, sana mi cuerpo, gracias por llenar mi vacío, cúbreme con Tu preciosa sangre, escribe mi nombre en el Libro de la Vida, lléname con tu Espíritu Santo, gracias Señor por salvarme, gracias por hacerme una criatura nueva de Dios, en el nombre de Jesucristo Amén.  Dios salvó al etíope eunuco en el desierto y a este hombre en las alturas de un avión para su gloria y honra. Aleluya!

Esta persona desconocida para mí, pero conocida para Dios, repitió el plan de salvación en un lugar diferente como lo hizo Felipe en el desierto con el etíope eunuco. Dios no hace acepción de personas, Él te puede usar en el desierto, en un hospital, en un asilo de ancianos, en tu congregación, en la cárcel, en la calle, o en las alturas de un avión. Hermanos, hermanas esta es la Gran Comisión.

Debemos obedecer al Espíritu de Dios cuando nos manda, cuando nos inquieta a realizar una encomienda, Él nos habla y nos usa cuando estamos llevando una vida en santidad y obediencia. Cobrad ánimo, no hay por qué temer amados; Él no desampara a sus hijos.

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Zion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones Isaías 61:1

La vida eterna, es una invitación para tener una relación personal con alguien que te ama profundamente. Su amor fue tanto, que estuvo dispuesto a dar su vida por ti. Jesús. El Señor todavía está llamando a la puerta; Él quiere usarte hoy para que sea instrumento en sus manos para bendecir a otros. Dios pide que hablemos el Evangelio a toda criatura, pues  Él no hace acepción de personas.

 No pierda la oportunidad que Dios tiene para ti hoy.  Ser salvo es un prerrequisito de descubrir el trabajo que Dios te ha dado para tu vida. Aceptar a Jesús como tu Salvador espiritual significa las puertas abiertas para tu destino. Sin la guía de Él, no podrás llegar a la meta final. Cuando tú acepta a Jesús como tu salvador personal, y comienza a buscarlo en espíritu y en verdad con todo tu corazón diariamente; Él empezará a revelar su propósito para tu vida.

Oración de Salvación

Repite conmigo estas palabras que solo Jesús puede llenar en tu corazón. Señor Jesucristo, reconozco que eres el hijo de Dios y que moriste en la cruz por mí, vengo a Ti así como soy, un pecador, yo me arrepiento, perdóname de todos mis pecados, límpiame de toda maldad. Señor yo me entrego a Ti por completo, entra a mi corazón, te acepto como mi Señor y Salvador. Hazme la persona que tu quieres que yo sea, sana mi cuerpo, gracias por llenar mi vacío, cúbreme con Tu preciosa sangre, escribe mi nombre en el Libro de la Vida, lléname con tu Espíritu Santo, gracias Señor por salvarme, gracias por hacerme una criatura nueva de Dios, en el nombre de Jesucristo Amén. “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en donde quiera que fueres. Josué 1:9

Si decidiste convertirte en un cristiano en el día de hoy, bienvenido a la familia de Dios. Ahora, como una forma de crecer más cerca de Él y de Su palabra, Comparte tu experiencia con otras personas de tu nueva fe en Cristo. Bautízate como lo ordenó Cristo. Pasa tiempo con Dios cada día, simplemente desarrolla el hábito diario de orar y leer su Palabra. Pídele a Dios que incremente tu fe y tu comprensión de la Biblia y aplícala en tu diario vivir. Encuentra una iglesia local en la que puedas adorar a Jesús!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here