Pocas personas conocen a Jezabel pero si conocen su espíritu. El espíritu de Jezabel se encuentra en el trabajo, en las escuelas, en el matrimonio, en las familias, en las oficinas gubernamentales, y lo más triste del caso en las iglesias.  La historia de Jezabel se encuentra en primera de Reyes dieciocho hasta el veintidós. Jezabel  estaba casada con Acab.  Él era un hombre malvado y un rey débil que hizo cosas malas antes los ojos de Dios. Su esposa Jezabel lo dominaba y hacia con él lo que se le antojaba. La motivación más grande de Jezabel era la lujuria y un espíritu controlador.

Jezabel quería controlar todo, ella controlaba todo lo que estaba a su alrededor, ella controlaba a su marido de una manera diabólica. De acuerdo al Viejo Testamento, ella fue una reina inmoral y cruel que apoyó a las alabanzas de los dioses paganos. Ella trató de matar a Elías y a otros profetas del Señor. La palabra de Dios es muy clara cuando declara en 1 de Crónicas 16:22 “¡No toquen a mis ungidos! ¡No maltraten a mis profetas!” Pero Jezabel no hizo caso a la advertencia de Dios. La protección del Señor para con sus hijos es tan poderosa, que hay de aquel que se meta con un hijo de Dios.

Dios es amor; pero también es fuego consumidor. Antes de hablar en contra de un hijo de Dios; te recomiendo que lo piense dos veces, a no ser que con tu propia boca no caiga en juicio.  Jezabel se metió con Elías un hijo de Dios. Ella murió de una forma tan desgarradora que hasta los perros se la comieron. Ella provocó la ira del Señor Dios de Israel. “Sin embargo, tengo en tu contra que toleras a Jezabel, esa mujer que dice ser profetisa. Con su enseñanza engaña a mis siervos, pues los induce a cometer inmoralidades sexuales y a comer alimentos sacrificados a los ídolos.

Le he dado tiempo para que se arrepienta de su inmoralidad, pero no quiere hacerlo. Por eso la voy a postrar en un lecho de dolor, y a los que cometen adulterio con ella los haré sufrir terriblemente, a menos que se arrepientan de lo que aprendieron de ella.  A los hijos de esa mujer los heriré de muerte. Así sabrán todas las iglesias que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y a cada uno de ustedes lo trataré de acuerdo con sus obras.  Ahora, al resto de los que están en Tiatira, es decir, a ustedes que no siguen esa enseñanza ni han aprendido los males llamados “profundos secretos de Satanás”, les digo que ya no les impondré ninguna otra carga. Eso sí, retengan con firmeza lo que ya tienen, hasta que yo venga.

Al que salga vencedor y cumpla mi voluntad hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones —así como yo la he recibido de mi Padre— y  “él las gobernará con puño de hierro; las hará pedazos como a vasijas de barro”  (Apocalipsis 2:20-27). Dios anhela que andemos como ángel de luz y no de oscuridad mas en cambio, Jezabel decidió andar consumida en sus abominaciones de la carne. La brujería es la palabra que describe su personalidad y todo lo que hace premeditadamente. Algunas de las características del espíritu de Jezabel son:

Arruinar la reputación de un hijo de Dios o de cualquier persona es su especialidad; Ella es bien astuta y todo lo sabe.  Aun en una simple reunión, ella quiere sobresalir de los demás porque se cree que lo sabe todo. ¿Alguna vez te has encontrado con alguien que se cree que lo sabe todo y no sabe nada? Esta persona nunca admite que estaba equivocada, porque como su mente está programada a saberlo todo; le molesta cuando la corrigen. Jezabel es de las que tiran la piedra y esconden las manos, nunca da su cara cuando ejecuta sus acciones diabólicas de maldad.

Jezabel odia los hijos de Dios, y todos los ministerios proféticos del Señor. En cuanto a la palabra arrepentimiento, ella la odia. Es orgullosa y vanagloriosa, envidia y codicia lo ajeno y lo reclama a la fuerza. Utiliza su cuerpo para provocar y poder conseguir sus objetivos. Otras de la trampas de Jezabel, es buscar información para atacar, lanzándola como un proyectil en contra de los demás sin ninguna piedad. Dios llama este acto, un acto de rebelión. La rebelión, es un pecado de brujería. Ella manipula a las personas débiles y hace que ellos se sientan inferiores. Cuando Jezabel se encuentra con un hijo de Dios que sabe la palabra y la ejecuta, tiende a tener confrontación con esa persona. Ella no va a tener más remedio que alejarse de esa persona y atacar desde lejos.

Hermanos el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra protectora de Dios. Cuando nos sometemos a Dios con humildad, Él nos cubre con sus alas y el enemigo no va a tener más remedio que largarse en el nombre de Jesús. “Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes” (Santiago 4:7). El espíritu de Jezabel opera tanto en mujer como en hombres. La manipulación y la seducción son parte de su carácter. La influencia que ella tenía con los dioses que adoraba, influyó en su corazón, un corazón orgulloso y malvado.

Ella adoraba al dios de la prosperidad, al dios de la fertilidad y al dios del sexo. Jesús todavía está llamando a la puerta, está de tu parte si quiere vivir bajo la ignorancia. Jezabel siguió en sus propias opiniones; ella no pudo gozar del arrepentimiento, pues siempre lo rechazó. Dios te dice hoy: “No he venido a llamar a justos sino a pecadores para que se arrepientan” (Lucas 5:32). Invita al espíritu Santo de Dios para que te revise y more en ti; Él te limpiará de toda impureza que impide llegar ante Su presencia. Dejémonos controlar por el Señor nuestro Dios, para así alcanzar el propósito que Él tiene preparado para cada unos de nosotros. Estad firmes y velad, busca de la dirección del Señor y no de tus propias conclusiones. Déjate guiar por Él, cumple Su voluntad hasta el fin; te aseguro que serás vencedor en Cristo Jesús.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here