Levántate y Anda en el Nombre de Jesucristo!
No tengo plata ni oro —declaró Pedro—, pero lo que tengo te doy. En el Nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y anda!
Y tomándolo por la mano derecha, lo levantó. Al instante los pies y los tobillos del hombre cobraron fuerza. De un salto se puso en pie y comenzó a caminar. Luego entró con ellos en el templo con sus propios pies, saltando y alabando a Dios. Cuando todo el pueblo lo vio caminar y alabar a Dios, lo reconocieron como el mismo hombre que acostumbraba pedir limosna sentado junto a la puerta llamada Hermosa, y se llenaron de admiración y asombro por lo que le había ocurrido. (Hechos 3:6-10)

Palabra de Dios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here