Sueños de José

Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador.  Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños. Génesis 37-50

José vivió con sus hermanos una vida muy unida y feliz, esta felicidad se acabó en el momento en que José empezó a contar sus sueños. Un espíritu de celo se levantó entre sus hermanos. Él no esperaba esa actitud ruina de sus hermanos, y todo por causa de sus sueños. Cada vez que José relataba sus sueños a su hermanos les causaban enojos porque eran sueños proféticos, visiones que mostraban que José un día gobernaría sobre su familia (Génesis 37:5-11).

Ten cuidado cuando cuente tus sueños y a quién lo revela, las visiones y sueños que Dios te ha dado son revelaciones que no se pueden compartir con todo el mundo. No todas las personas están preparadas para escuchar tus sueños, especialmente cuando estos tienen visiones y Propósitos de parte de Dios para bendición a tu vida.

Cuidado, no todo el mundo está preparado para escuchar un buen reporte tuyo. Los hermanos de José no estaban preparados para escuchar las revelaciones de sueños que su hermano menor les compartía. Dios nunca desamparó a José, y todo lo que él hacía con sus manos prosperaba porque el Señor le daba gracia. Dios visitó a José por medio de sueños, cuando él compartía estos con sus hermanos ellos no le creían y se burlaban. Esto nunca desanimó a José más bien él creyó en sus sueños.  El Señor tenía un plan con José, en ese plan, era necesario que los hermanos se revelaran con él.

Las actitudes egoístas de sus hermanos formaban parte de sus sueños, aun así, Jehová guardaba a José de las trampas del enemigo.  Ellos pensaron mal contra José, más Dios lo encaminó para bien Génesis. 50:20. Era necesario que esto sucediera para que el pueblo de Canaán recibiera las bendiciones y provisiones de Dios.  El Señor camina por caminos misteriosos, en medio de los obstáculos aprendemos a depender solamente en Él, José aprendió a depender en Dios en todo tiempo, él confió plenamente en Jehová. El enemigo se enoja cuando ve a un hijo de Dios prosperar, la envidia lo consume. Satanás pondrá obstáculos para verte en la pobreza; pero Jesús siempre va a buscar una oportunidad para bendecirte si tú cree en Él. La palabra de Dios dice que a los que aman a Dios y conforme a Su Propósito han sido llamados, todas las cosas les ayudan a bien.  Dios va a aprovechar cualquier acontecimiento para cambiar tu vida, para que subas a un nivel espiritual en Él. Dios es tu Alto Refugio en tiempo de las pruebas; Él nunca te desamparará.

Hay un misterio en esta historia, Dios tenía un propósito con la vida de José, era necesario que para ver sus sueños realizar tenía primero que ser humillado por sus hermanos, golpeado, maltratado y vendido. Él tuvo que ir a parar a Egipto y llegar a la cárcel para ver sus sueños realizar. Cuando Jehová tiene planes con sus hijos Él los cuida, lo favorece; y lo fortalece. Jehová estaba con José, le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel Gen 39:21.

José siempre creyó en Dios, su fe se fortaleció a través de los tiempos. El amor de Dios fue su deleite cada día, eso alimentaba sus sueños que tarde o temprano ocurría. Él sabía que su momento llegaría, mientras eso llegaba, él se esforzaba por estar preparado. La sabiduría de Dios se reflejaba en él porque todos los que lo trataron se dieron fácilmente cuenta que no era cualquier hombre; sino un escogido por Dios. El amor de Dios lo ayudó a vencer todos los obstáculos.

Nosotros necesitamos de ese amor para convivir con las personas que nos rodean. La historia de José es un ejemplo para seguir, él sabía bien su lugar y el propósito que Dios tenía para su vida, por esa razón, su fe nunca se debilitó. El prosiguió su camino con la gracia de Dios. Él tuvo su recompensa; José vio sus sueños realizar.

El secreto de la victoria no se basa con tus éxitos, con el vestido elegante que lleva puesto, tú te identifica con una persona por su carácter y su identidad en Cristo; y eso nadie te lo puede quitar.  Cuando soñamos, nadie puede quitarnos nuestros sueños. Los sueños tienen significados y Propósitos Eternos, no pare de sonar. Hay sueños que vienen de Dios que son revelaciones y visiones que están ordenadas a tu destino. El nombre de José significa Dios me ayudará, de modo que Dios ayuda a emprender los caminos de Sus hijos; aquellos que creen en Él y en Sus Promesas.  Dios ayudó a José con sus sueños de igual manera lo hará contigo cuando te decidas a confiar en Él. Jehová te ama y quiere lo mejor para ti.

Yo se que tú tiene sueños, si lo pones en manos de Dios; Él lo realizará y tú lo verás. 

 Aceptar a Jesús como tu Salvador espiritual significa las puertas abiertas para tu destino, sin la guía de Él, no podrás llegar a la meta final. Cuando tú acepta a Jesús como tu Salvador personal, y comienza a buscarlo en espíritu y en verdad con todo tu corazón diariamente; Él empezará a revelar Su Propósito para tu vida.

Si te has decidido a buscar a Dios y Su Palabra, repite esta oración conmigo, te aseguro que todo cambiará en tu vida.

Oración de Salvación
Señor Jesucristo, reconozco que eres el Hijo de Dios y que moriste en la cruz por mí, vengo a Ti así como soy, un pecador, yo me arrepiento, perdona todos mis pecados, límpiame de toda maldad. Señor yo me entrego a Ti por completo, entra a mi corazón, te acepto como mi Señor y Salvador. Hazme la persona que tu quieres que yo sea, sana mi cuerpo, gracias por llenar mi vacío, cúbreme con Tu preciosa sangre, escribe mi nombre en el Libro de la Vida, lléname con tu Espíritu Santo. Gracias Señor por salvarme, gracias por hacerme una criatura nueva de Dios, en el Nombre de Jesucristo Amén.

Mensaje de Dios

Escrito por Buenaventura Flores

www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here