Dios de Poder
Sáname, oh Jehová, y seré sano; sálvame, y seré salvo; porque Tú eres mi alabanza. Jeremías 17:14

Cuando Jesús inició su Ministerio con Sus discípulos, su interés incluía enseñar la Palabra de Dios, como también, llevar sanidad y Salvación a los enfermos. El Señor nuestro Dios, sanó en el pasado a los paralíticos, a los leprosos, a los ciegos; y a los mudos. Él envió Su Palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina. Él sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas. Su poder no tenía ni tiene límites; Él es más grande que cualquier dolor, sufrimiento o enfermedad.

Dios no solo sanó en el pasado como lo dice Su Palabra; sino que promete sanarnos cuando clamamos por fe. Dios es un Dios de poder, maravillas y prodigios. Todavía hay personas que se curan a través de la oración y la fe en Dios; porque si puedes creer, al que cree todo le es posible. Nuestro Señor Jesús sanó a mucha gente con muchas enfermedades y ansiedades. Dios nos ama con amor eterno, y Su mayor anhelo es que andemos libres de sufrimientos, enfermedades y aflicciones.

Jehová Dios mío, a Ti clamé, y me sanaste. Salmos 30:2

!Gracias Padre Eterno, porque clamé a Ti, y me sanaste!

¡Gracias Señor!
www.ministeriosdesanidad.org

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here