Poder de Sanidad es la Palabra de Dios

Leer y creer en la Palabra de Dios es muy saludable para el alma, debido a que nos aumenta la fe; y nos hace sentir que tenemos a un Dios que nos ama y cuida de nosotros. Cuando escudriñamos la Palabra de Dios, podemos discernir que el anhelo de Dios es que vivamos sanos y libres de enfermedades. En el Plan Perfecto de Dios, ya Él tenía pensado nuestro bienestar y lo demostró enviando a Su Único Hijo Jesús a morir por ti y por mí en la Cruz del Calvario. Por medio de Su preciosa Sangre fueron perdonado nuestros pecados y librado de cualquier sufrimiento; incluyendo las enfermedades.

Jesucristo es el Médico por excelencia, Él es tu Médico que te devuelve la salud, venda tus heridas; y sana tu corazón. Su anhelo es que vivas una vida sana y que reconozca que en Él hay sanidad. El Señor anhela que deposites tu esperanza en Él, confíe; y busque Su presencia; Él es el Dios de Milagros, Maravillas y Prodigios. Pídeles a Dios el milagro que tanto necesitas de acuerdo con el Plan perfecto que Él tiene para tu vida. Sumérgete en la Palabra de Dios que es la Biblia y verás cómo tu fe se aumenta, porque la fe “es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios” (Romanos 10:17).

He aquí algunos versículos bíblicos enviados por Dios a nuestras vidas como ungüento fresco al alma y al cuerpo:

He aquí que Yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jeremías 33:6

Sáname, oh Jehová, y seré sano; sálvame, y seré salvo; porque Tú Eres mi alabanza. Jeremías 17:14

Les dijo: «Yo Soy el Señor su Dios. Si escuchan mi voz y hacen lo que Yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo Soy el Señor, que les devuelve la salud». Éxodo 15:26

Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre Él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a Sus heridas fuimos sanados. Isaías 53:5

Pero Yo te restauraré y sanaré tus heridas —afirma el Señor— porque te han llamado la Desechada, la pobre Sión, la que a nadie le importa. Jeremías 30:17

Yo Soy Jehová tu Sanador

y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de Sus ojos, y dieres oído a Sus Mandamientos, y guardares todos Sus Estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque Yo Soy Jehová tu Sanador. Éxodo 15:26 RVR1960

Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente. 3 Juan 1:2
Jesús lo dio todo por ti y por mí, Él me sanó, me restauró, me liberó y me salvó. Gracias Señor porque clame a Ti; y me sanaste. Vivamos agradecidos de Dios; y exaltemos Su Nombre por siempre. Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su Santo Nombre. Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de Sus Beneficios. Él perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias.
(Salmo 103:1-3). Amén.

Si usted ha sido bendecido por medio de este mensaje, favor de darle las gracias a Dios y comparta su testimonio.

Mensaje de Dios
www.ministeriosdesanidad.com

1 COMMENT

  1. Gracias amado Padre Celestial pie sanar mis heridas, gracias por ser mi amigo incondicional en todo momento, gracias por mi hijo Wladimir y mi familia, gracias por todas las personas y los hermanos en la fe que has puesto a mi lado, gracias por tus bendiciones y oportunidades, gracias por este devocional y gracias por tanto amor. Amén y amén

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here