Levanta las manos y lleva tus batallas a las alturas en oración y el Señor, El Todopoderoso, Jehová de los Ejércitos peleará tus batallas. Dios está contigo cualquiera que sea la batalla porque te ama con amor Eterno y deseas que confíe en Él. Dios te abrirá paso para que puedas pasar. Él te guiará y saldrá triunfante porque se ha acordado de ti.

Dios nunca te dejará solo en el desierto ni mucho menos dejarás que pases vergüenza. “Sed firmes y valientes, no temáis ni os aterroricéis ante ellos, porque el SEÑOR tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará” (Deuteronomio 31:6).

Jehová es mi Bandera, mi Baluarte y mi Pronto Auxilio en la tribulación, no temas ni se amedrente tu corazón. “porque el SEÑOR vuestro Dios es el que va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros (Deuteronomio 20:4).

¿Quién dijo que no puedo? “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

El Señor abrirá paso para que puedas pasar, si lo hizo con los israelitas lo hará contigo otra vez. “Cuando salgas a la batalla contra tus enemigos y veas caballos y carros, y pueblo más numeroso que tú, no tengas temor de ellos; porque el SEÑOR tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto está contigo” (Deuteronomio 20:1).

“Él enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado” (Apocalipsis 21:4).

No temas, ni se turbe tu corazón porque tú no estás huérfano. “Aunque yo ande en medio de la angustia, tú me vivificarás; extenderás tu mano contra la ira de mis enemigos, y tu diestra me salvará” (Salmos 138:7).

Esfuérzate, levántate porque grandes cosas harán Dios por ti, por tanto, “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas” (Josué 1:9).

Que tus pensamientos, ni tu mente se minen o se alimenten con el problema o con la situación, más bien, llénate de la presencia de Dios porque Él pelea por ti. “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8).

Espera en Dios, confía en Él y verá a Él orando en tu vida de manera sobrenatural. “Jehová es mi Fortaleza y mi Escudo: En Él esperó mi corazón, y fui ayudado; Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi canción le alabaré” (Salmos 28:7).

“No los temáis; que Jehová vuestro Dios, Él es el que pelea por vosotros” (Deuteronomio 3:22).
Solo créele a Dios. Jesús te dice en esta hora. ¿No te he dicho que, si crees, verás la gloria de Dios?

Palabra de Dios
www.ministeriosdesanidad.org

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here