Yo soy el camino.jpg“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en Mí. En la Casa de Mi Padre muchas Moradas hay; si así no fuera, Yo os lo hubiera dicho; Voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si Me fuere y os preparare lugar, Vendré otra vez, y os tomaré a Mí mismo, para que donde Yo Estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde Voy, y sabéis el Camino. Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el Camino? Jesús le dijo: Yo Soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre, sino por Mí. Si Me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que Estoy con vosotros, y no Me has conocido, Felipe? El que Me ha visto a Mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que Yo Soy en el Padre, y el Padre en Mí? Las palabras que Yo os hablo, no las hablo por Mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en Mí, Él hace las obras. Creedme que Yo Soy en el Padre, y el Padre en Mí; de otra manera, Creedme por las mismas obras. De cierto, de cierto os digo: El que en Mí cree, las obras que Yo hago, Él las hará también; que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en Mi Nombre, Yo lo haré” (Juan 14:1-14).

Hay unos principios que todos debemos seguir en este pasaje bíblico que puede cambiar nuestro transcurso de nuestro existir y vivir una vida victoriosa en el Señor nuestro Dios. Podemos notar que el pasaje bíblico está basado en preguntas y afirmaciones entre Jesús y sus discípulos. Por más que estudiamos y cuestionamos, existen preguntas muy profundas que requieren la intervención del Espíritu Santo para que nos las aclare como hizo Jesús con Sus discípulos. Aún los Apóstoles que caminaron con Jesús no siempre comprendían las preguntas, eran misterios que solo Jesús podía contestar para aclararla a ellos como también a nosotros en este tiempo. Es por esa razón que debemos escudriñar la Palabra y dejarnos guiar por medio del Espíritu Santo de Dios para que nos revele lo que no sabemos y así conocer y crecer en Su Camino. Cuando clamamos a Él, Él nos responde. “Clama a Mí, y Yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3). Hoy el Señor nos manda a meditar en estas palabras enumeradas, espero que mediten en ellas y sean bendecidos como han sido de gran bendición a mi vida.

1. No se turben…

2. Crean en Dios, crean también en Mí…

3. En la Casa de Mi Padre hay Lugar de Morada para ustedes. Voy a preparar lugar para ustedes…

4. Sí…

5. Volveré para que estén Conmigo…

6. Para que donde Yo Estoy, allí estén también…

7. Ustedes conocen el Camino…

8. Yo Soy el Camino…

9. Yo Soy la Verdad…

10. Yo Soy la Vida…

11. Nadie viene al Padre si no es por Mí”…

12. El que Me ha Visto a Mí, ha visto al Padre…

13. Creedme que Yo Soy en el Padre, y el Padre en Mí…

14. Crean… Él lo hará…

15. Lo que pidieran en Mi Nombre lo haré…

16. No los dejaré como huérfanos; vendré a ustedes dentro de poco tiempo el mundo ya no me verá más, pero ustedes Me Verán porque Vivo, y ustedes también vivirán…

17. “NO TE LO HUBIERA DICHO ESTO SI NO FUERA ASÍ”.

 Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. ÉL DIJO, ¿Y NO HARÁ? HABLÓ, ¿Y NO LO EJECUTARÁ? (Números 23:19), (RVR1960) 

  por Bv. Flores

www.ministeriosdesanidad.org

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here