Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de Sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades; y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados.

Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de Él y sanaba a todos.

“cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó Su Manto. Porque decía: Si tocare tan solamente Su Manto, seré salva”.

Extendemos hoy nuestras manos y tocamos el Manto de nuestro Señor Jesús.

Padre Eterno. Dios de Poder, Maravillas, y Prodigios; ¿habrá algo imposible para ti? Para ti no existe nada imposible, Tú eres el Dios Todopoderoso. Tú tienes el Poder para sanar toda enfermedad. En este día busco tu presencia, reconociendo que sin ti nada puedo hacer. Tú eres mi Dios y mi Señor, eres mi Escudo y mi fortaleza, el que renueva mis fuerzas, me fortalece; y levanta mi cabeza. En este día toco tu Manto creyendo por fe que seré sanado. Padre de amor y misericordia, en tu Nombre, que es sobre todo nombre; en el Nombre de Jesús; me declaro sano. Amén.

Para Dios nada es imposible

Lucas 6:17-19/Marcos: 5:27-28
Palabra de Dios
www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here