Mujer de Dios…
Has recorrido muchos caminos y en cada uno de ellos ha sentido que estás corriendo sola y sin ayuda. La carga del pasado y las circunstancias de la vida, son las causas que hace que tu camino se haga pesado en el presente.

Has caminado de aquí para allá y de allá para acá tocando puertas y nadie abre. Parece ser que todos se han olvidado de ti. Has llegado a pensar que Dios también se ha olvidado de ti y te ha abandonado en medio del camino.

Hoy vengo a decirte de parte de Dios, que Él nunca te ha abandonado y nunca te ha desamparado.

Dios dejó por un breve momento a Israel, pero cuando Israel se arrepintió de sus pecado Dios le rodeó de Su misericordia y tuvo compasión de ella. Deuteronomio 4:31 nos confirma la misericordia de Dios cuando nos humillamos y nos arrepentimos. “porque Dios misericordioso es Jehová tu Dios; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres”.
Dios te ama con amor eterno. Humíllate ante la presencia de Dios, y verás cómo Él cambiará tus lamentos en baile. Cuando nos dejamos quebrantar por el Espíritu Santo de Dios, somos capaces de realizar cosas grandes y maravillosas con la ayuda de Dios.

Pon primero a Dios en cada sueño que quieras emprender en tu vida, es necesario depender de Él en todo. Corre la carrera y no mires hacia atrás, lo pasado ya el Señor lo olvidó y lo borró completamente. Dios te ha capacitado con autoridad para que seas exitosa en todo lo que decida realizar de acuerdo con Su Plan. El Todopoderoso tiene la llave para abrir esa puerta que andas buscando, pídesela y Él la abrirá. Seca tus lágrimas y resplandece porque grandes cosas maravillosas tienen Dios para ti.

Recibe y cree pon fe los milagros de Dios para tu vida. Todo eso lo hará Dios porque te ama con amor Eterno, eres altamente estimada por Dios. Tú no eres cualquier cosa, tú ha sido lavada salvada y restaurada por la gracia de Dios. Tú tienes un Padre que te ama y pelea por ti. Recibe hoy Sus promesas. ¡Regocíjate y cántale al Señor porque Él se ha acordado de ti!

 

Oración: Gracias, mi Padre y mi Dios por el gran amor que Tú tienes por mí. Señor, perdóname cuando en momentos difíciles de mi vida pensé que me abandonaste. Hazme recordar que nunca he estado sola, que tu Diestra me sostiene y me libera de todas caídas. Hazme recordar que, en mi carrera, por fuerte que sea, estás a mi lado. Te amo Señor, ¡Eres digno de ser alabado! Ya no soy una huérfana ni mucho menos estoy sola, porque te tengo a Ti mi Señor. Tengo un Padre y Su Nombre es Jehová de Los Ejércitos, el que pelea por mí. Gracias mi Padre y mi Dios. Aleluya, Aleluya, Aleluya, Amén.

Escrito por: Bv. Flores
www.ministeriosdesanidad.org

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here