Dios Protege Su Creación

Vivimos en tiempos peligrosos y el pueblo de Dios debe de estar alerta orando sin cesar, porque el poder de la oración puede mucho. Aun en medio del caos y en un mundo oscuro, es necesario orar sin cesar y descansar en el Señor, Jehová de los ejércitos, es Su Nombre; Nombre que es sobre todo nombre y ante Su presencia toda rodilla se doblará. Por más oscuro que se vea el horizonte, no te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. Pues a Sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. No temas porque Dios enviará Sus ángeles cerca de todos los que creen y guardan Su Nombre. La cobertura de Dios está sobre todo aquel que le cree a Dios en espíritu y en verdad como lo hizo Noé. En el Diluvio Jehová conservó con vida a Noé y a su familia, como también, un sinnúmero de animales de toda especie. Dios le ordenó a Noé que tenía que entrar en el arca una pareja de cada tipo de animal un macho y una hembra para mantenerlos con vida.

Si Dios cuida y protege a los animales, cuánto más nosotros. El anhelo de Dios es que vivamos una vida frutífera, con todas las bendiciones que Él por Su misericordia tiene almacenada para cada uno de nosotros. Aunque muchos estudiosos paganos no quieran entenderlo, Dios es el Creador de los cielos y de la tierra y nosotros somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. Dios creó al ser humano a Su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó.

Dios bendijo al hombre diciendo: Tengan muchos hijos, multiplíquense, llenen la tierra y tomen control de ella, y tengan autoridad sobre los peces del mar, los animales voladores de los cielos y todos los seres vivos que se mueven sobre la tierra. De modo que Dios nos creó para que gocemos de Sus ricas bendiciones cada día. El problema es que muchos se han revelado contra Dios y han escogido una vida desordenada y vacía. En el principio la tierra estaba desordenada y vacía, y Dios con Su poder puso orden para que el hombre la habitara. Dios no nos tiró en una tierra desordenada, Él la ordenó primero para que cada uno de nosotros vivamos ordenados. Entonces ¿Por qué hay tanto desorden? ¿Por qué el hombre se queja tanto? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

Oremos:
Padre Eterno, Jehová mi Creador. Te doy gracias por el Plan maravilloso que Tú tienes para mí y mi familia. Señor ayúdame a vivir una vida conforme a tu Propósito. Padre mío y Dios mío, gracias por la vida, Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! ¡Ah, Señor mi Dios! Tú, con tu gran fuerza y tu brazo poderoso, has hecho los cielos y la tierra. Para ti no hay nada imposible. ¡Amén!

Lecturas Bíblicas: Salmos 91:10-12/Génesis 6:19/ Efesios 2:10/ Génesis 1:2/ Génesis 1:28/ Mateo 6:26-/Salmo 139:13-14/ Jeremías 32:17, RV60
Mensaje de Dios
www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here