Gracias Jesus, siempre estas ahi.jpgBennie Flores

        Para nadie está oculto que vivimos en tiempos muy peligrosos, donde se requiere sabiduría desde lo alto (sabiduría de Dios) para saber hablarles a nuestros hijos y cómo tomar decisiones. Estamos en una generación que está cambiando los roles familiares y como consecuencia el mundo se dirige sin rumbo y sin dirección porque han seguido sus propias ideas y no la dirección de Dios.
“Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.

Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:1-4).

La palabra de Dios es vida y vida en abundancia, el Señor nos da palabras para obedecer Sus mandatos para que todo nos vaya bien. Dentro de estos mandatos, se encuentra la obediencia.
Hijos: honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Este es un precepto para toda la existencia, porque hace parte del quinto mandamiento. (1 Timoteo 5:15).

Como padres es necesario confiar plenamente en el Señor y agarrarnos de Su sabiduría para saber cómo orar y hablarle a nuestros hijos. Tener una actitud de oración en todo momento es muy necesario puesto que es por medio de la oración que se rompen todas cadenas es el nombre de Jesús. Amén. Efesios 6:23-24

 Amonestar a nuestros hijos no es una tarea  fácil, sin la ayuda de Dios nunca lo vamos a lograr, esto se logra por la obra de Dios hecha en Cristo. También es por la fe, es necesario creerle a Dios y por medio de la oración, para que nuestro Padre Celestial derrame Su gracia sobre nuestros hijos y puedan ser más obedientes.

      Señor Dame la sabiduría a cómo hablarle a mis hijos, pon las palabras precisas para dirigirlos por buenos pasos agradables a ti. Señor que sus pasos siempre se dirijan por el bien y nunca por el mal. Señor ayuda a mis hijos a escoger lo bueno y desechar lo malo. Padre Celestial, Dios fuerte, el que todo lo puede, ordena los pasos de mis hijos como también ordena a sus amistades. “Ninguna arma forjada contra ti, prosperará; y tú condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Ésta es la herencia de los siervos de Jehová, y su justicia viene de mí, dice Jehová” (Isaías 54:17). Clamo vida sobre mis hijos. Amén.

Escrito el 7 de mayo 2014

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here