Semillas de Lagrimas Cosecha de Gozo

Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, seremos como los que sueñan. Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; estaremos alegres. Haz volver nuestra cautividad, oh Jehová, como los arroyos del Neguev. Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas. Salmos 126:1-6

Cuando los israelitas estaban en esclavitud derramaron muchas lágrimas por todos los sinsabores que atravesaron durante su cautividad y sus días eran tristes y amargos. Las lágrimas del pueblo de Dios llegaron a Su Trono, el Señor se acordó de ellos. Esas lágrimas fueron tristes pero Dios las tornó como cosechas de gozo. Si te sientes cansado, solo, y piensas que Dios se ha olvidado de ti, renueva tu mente con la Semilla que es la palabra de Dios. No le creas al enemigo, pues es un mentiroso, tú tiene un propósito en esta vida para sembrar la palabra de Dios y que ésta lleve frutos.

En el caminar de Dios vamos a pasar por situaciones que no van a ser muy agradable pero son necesarias para desarrollar tu carácter. Si el terreno se encuentra seco, árido y carente de los nutrientes para recibir la semilla, no llevará el fruto esperado, pero si el terreno está preparado para recibir la semilla los frutos serán abundantes. De igual manera es la vida del creyente que se prepara por medio de la oración, alabanzas y lágrimas para recibir la ayuda de Dios.

El Señor es quien prepara el terreno. El Maestro quiere que sembremos Su Palabra. Los que siembran no están nunca solos. No podemos desanimarnos ni colgar los guantes cuando los vientos no están favorables o cuando al sembrar no ve el fruto. Es necesario continuar y sin desmayar ya que tu situación siempre estará delante de Dios, Él será tu fuerza y tu sostén. Hermanos que me lee, cobra ánimo, no te detenga, prosigue a la encomienda que Dios ha puesto en tu vida.

Dios te ha puesto como luz para las naciones a fin de que lleves Su Palabra. No importa los obstáculos que el enemigo te trace en tu camino y las lágrimas que derrame, pues tu recompensa está en el Señor, descansa en Él. Así, pues, consideren a Aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo. Hebreos 12:3

El Señor por Su misericordia hiso grandes cosas con Su pueblo librándolos de la esclavitud, devolviéndole un nuevo canto en sus labios. Cuando el SEÑOR trajo a los desterrados de regreso a Jerusalén sus mentes cambiaron de modo que los que andaban tristes estaban llenos de gozo de tal forma que creían que era un sueño.
El Señor ve tus lágrimas y estas suben a Su Trono y Él por Su misericordia te las devuelve a la tierra como lluvias de bendiciones. Recibe las bendiciones del Señor, Él enjugará todas lágrimas de tus ojos. Apocalipsis 21:4

Bendiciones

Escrito: Octubre 18, 2012

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here