Yo he vencido.jpg         El Ébola, se considera como uno de los virus más mortíferos y endémicos o mejor dicho altamente contagioso. Hasta ayer pensábamos que algunas enfermedades “mortales” eran la preocupación de muchos, pero si nos ponemos a pensar que dentro de su mortalidad, hay tratamientos seguros para sanar o prolongar la vida del ser humano.

       ¿Qué es el Ébola, y cuáles son sus síntomas?
El virus del Ébola es esencialmente el causante de la fiebre hemorrágica viral del Ébola, una enfermedad infecciosa, altamente contagiosa y mortal. El virus se transmite por contacto directo con fluidos corporales infectados como la sangre, la saliva, el sudor, la orina o los vómitos. El período de incubación varía de 2 a 21 días, aunque lo más normal es de 5 a 12 días.

     ¿Cuáles son los síntomas? Afecta a múltiples órganos y sistemas en el cuerpo y con frecuencia se acompañan de sangrado. Fiebre alta, postración, mialgia, dolor muscular severo, artralgias, dolores de cabeza, dolor de garganta, dolor abdominal y cefalea. En un lapso de una semana, aparece en todo el cuerpo una erupción hemorrágica.

   ¿Dónde se originó? El nombre proviene del rio Ébola, en la República Democrática del Congo, antiguo Zaire donde fue identificado por primera vez en el año 1976 durante una epidemia.

    ¿Tiene cura?  El virus del Ébola como todos los virus “calientes”, no tienen cura y ningún tratamiento específico. Tiene una tasa de mortalidad del 90% (Fuente: CNN).

   “Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores” (Mateo 24:6-8).

    “El que habita al Abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y Castillo mío; mi Dios, en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es Su Verdad. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación, no te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás; hollarás al cachorro del león y al dragón. Por cuanto en Mí ha puesto su amor, Yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido Mi Nombre. Me invocará, y Yo le responderé; con él estaré Yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, y le mostraré Mi Salvación” (Salmos 91).

      Oremos:
Jehová de los Ejércitos, Tú te muestra en el Salmo 91 como el Dios Todopoderoso, como el Dios Altísimo y Excelso, el que Todo lo puede y no hay nada difícil e imposible para Ti. Padre Celestial ten misericordia de nosotros y perdónanos. Señor declaro Salmos 91 a todos los hogares de Tus Hijos. Señor creo en tu Palabra y declaro que no temo al terror nocturno, ni a saeta que vuele de día, ni a pestilencia que ande en oscuridad, ni a mortandad que en medio del día destruya. Padre Celestial, Tú no me ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Declaro que mi familia está cubierta bajo Tu Abrigo. Señor, Tu Abrigo me cubre y me libra del peligro, por tanto no me sobrevendrá mal, ni plaga tocará mi morada. Declaro que el enemigo no prevalecerá contra tus hijos. Señor, Tú eres mi Esperanza y mi Señor. Señor Jesús, Tú eres la Vid y yo soy Tu rama por tanto, yo estoy conectada contigo. Por tu misericordia, yo habito en Tu Abrigo, por tanto estoy cubierta bajo Tu protección. Amén.

Escrito el 19 de agosto del año 2014
Por B. Flores
www.ministeriosdesanidad.org

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here