yo soy la vid.jpgYo Soy la Vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en Mí, y Yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de Mí nada podéis hacer” (Juan 15:5). (RVR1960)

Espíritu Santo de Dios, te invito a que me dirijas como Tú quieras. Bienvenido eres Tú a mi vida hoy y siempre. Toma control de estas cortas palabras para bendecir a Tu pueblo en el Nombre de Jesús. Gracias por Tu Palabra. Amén.

El versículo que el Señor Todopoderoso nos ofrece hoy, es acerca de la relación o intimidad de aquellos que se decidieron estar conectados con Dios en espíritu y en verdad. En el Evangelio de Juan 15, el Señor se identifica como la Vid e identifica a Sus hijos como pámpanos. Este corto versículo tiene una profundidad muy grande donde el ser humano es quien decide a quién va a escoger y con quién va a estar conectado en su vida. Es una decisión que solamente uno debe de hacer, el Señor toca la puerta de nuestro corazón y prepara el Camino, está en nosotros el escoger. Como dije antes, el Señor se identifica como la Vid.

¿Qué es la Vid?

La vid es el árbol que se siembra en la viña, y la viña es el lugar donde se labran las uvas y donde se cultiva la vid. La vid es diligentemente cuidada por el labrador y requiere ser bien atendida para que sus frutos sean buenos. El Señor nuestro Dios nos brinda esta parábola para que caminemos llevando frutos buenos así como el pámpano da frutos buenos. Esto solo puede suceder si permanecemos conectados en la Vid. Esta es la manera que le agrada a Dios, que los creyentes permanezcan en Cristo y lleven frutos buenos. Para que un creyente pueda funcionar al cien por ciento y llevar frutos buenos, debe de estar conectado con la Vid, en este caso el creyente se identifica como el pámpano. 

¿Qué es un pámpano?

El pámpano es la rama de la Vid. La naturaleza cuenta la gloria de Dios. Esta ilustración simbólica, nos revela que el creyente proviene y deriva de Cristo. Si el creyente no se conecta con Cristo, vivirá una vida seca. Jesús es la Vid, como también, es la Fuente de Agua Viva. Para que el pámpano tenga vida y no se seque, tiene que estar conectado con la Vid, de lo contrario se marchita.

¡La Vid, es Jesús y Su Padre es el Labrador, nosotros somos los pámpanos!

Dios se identifica aquí como el Labrador, el que cuida la Vid para que Sus ramas produzcan buenos frutos. El Padre Celestial, se preocupa día a día de que sus hijos marchen bien. Dios, es quien prepara la tierra, Él manda el Roció de Su amor para que el terreno esté fértil. El Padre por Su misericordia, siempre está al cuidado de la Vid y los pámpanos, para que tengan vida en abundancia. Hay una gran bendición en este pasaje bíblico, debido a que es necesario como creyentes permanecer en Cristo que es la Vid verdadera. En el versículo 7 Dios nos promete que “Si ustedes permanecen en Mí y Mis Palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán” (Juan 15:7).

“Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho Él, y no lo hará?, ¿ha hablado, y no lo cumplirá?” Números 23:19

 Dios nos ha prometido que “Si permanecemos En Él y Su Palabras permanecen en nosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. Recibo estas promesas en el nombre del Señor, pidiéndole siempre que me mantenga conectada a Jesús toda mi vida y recibir de sus ricas bendiciones. No será así para los que no se quieren conectar a Jesús, el Señor hace una advertencia para todo aquel que decidió no conectarse a la Vid Verdadera diciendo: “El que en Mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden” (Juan 15:6).

Todavía estas a tiempo de conectarte a la Vid, Jesús es la Vid y nosotros somos Sus ramas, por tanto estamos conectados con Él. Conéctate a Cristo para que lleve buenos frutos y te irá bien toda la vida.

“I Am the Vine; you are the branches. If you remain in Me and I in you, you will bear much fruit; apart from Me you can do nothing” (John 15:5). 

 www.ministeriosdesanidad.org

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here