Señales Antes Del Fin
Mateo 24

Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respondiendo Él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada. Y estando Él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.
Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, este será salvo. Y será predicado este Evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. Mateo 24

A pesar de las advertencias a Sus discípulos, el Señor Jesús los anima diciendo “Mas el que persevere hasta el fin, este será salvo”. De modo que, lo que el Señor les dijo a Sus discípulos miles de años atrás, es lo que todos estamos viendo hoy. El que tenga oído que oiga.

Si usted tiene a Cristo en su corazón y vive una vida agradable a Él, entonces, usted no tiene porqué asustarse a lo que estamos viendo y lo que está por venir. Los hijos de Dios no tienen temor al hombre y a lo que está pasando en el mundo, sino temor a Dios que son dos temores muy diferentes. El temor de las cosas que está pasando a nuestro alrededor, es un temor de ansiedad, pánico y miedos, en cambio, el temor a Dios es un temor de reverencia a Él.

En medio de caos y las tribulaciones podemos percibir que Cristo nos anima por medio de Su Palabra lo siguiente: 

Mas el que persevere hasta el fin, este será salvo. Y será predicado este Evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

Y yo me pregunto: ¿Qué es perseverar?

Perseverar es continuar la Carrera de la fe y persistir en el compromiso de la fe en Cristo, sin importar los dificultades y vicisitudes que se presenten. Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman. Santiago 1:12
La perseverancia es una virtud y ese tipo de virtud es lo que nos hace permanecer y estar agarrados a Dios en espíritu y en verdad. La perseverancia es una bendición para todo aquel que la pide y la cultiva en su vida. La perseverancia no solo te ayuda en el área espiritual, también, en el ámbito profesional. En los últimos tiempos, el Señor nos manda a cultivar la perseverancia.

La perseverancia nos hace estar cerca de Dios, ella nos motiva a orar sin cesar e interceder por nuestras familias y los demás. Efesios 6:18, nos dice el Señor que tenemos que orar “en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (RV60).
La perseverancia nos hace permanecer firmes en el Señor por más difíciles que se vean los tiempos.

Al SEÑOR he puesto continuamente delante de mí; porque está a mi diestra, permaneceré firme. Mas el que persevere hasta el fin, este será salvo. Salmos 16:8

Oración:
Padre te pido que me ayudes a perseverar para estar firme a tiempo y fuera de tiempo. Amén.

Mensaje de Dios
www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here