La primera arma que utilizó el apóstol Pablo, él la menciona en 2 Corintios 10:3-5 “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.”

El mundo necesita de Cristo para ser transformados, el amor de Dios es tan grande que nos recibe con todos nuestros errores y pecados. Cuando damos el paso de fe, Dios nos promete que si andamos en Cristo seremos transformados. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). Una vez que le damos nuestras vidas al Señor Jesús, Él se encargará de darnos las armas necesarias para derribar fortalezas y reprender todo pensamiento cautivo. Todos estamos expuestos a tener malos pensamientos, pero también debemos saber cómo contrarrestar esos pensamientos sin que nos afecten, echándolos fuera en el mismo instante que se levantan en nuestras mentes.

 Filipenses 4: 8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” Como hijos de Dios, debemos renovar nuestras mentes cada día con Su palabra y así poder pararnos firmes en el nombre de Jesús.

Una vez que aceptamos al Señor, Su Espíritu mora en nuestros corazones. En el libro de Gálatas 5:6 Dios nos enseña a cómo pensar y a cómo andar para que nos vaya bien. “Esto lo digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. “Primero, debe entender lo que significa caminar en el Espíritu. Cuando caminamos en el Espíritu, nuestros pensamientos son agradables a Dios, estos  se alinean con la Palabra de Dios, son renovados, y agradables a Dios.

Sé que llegaran momentos donde los pensamientos negativos vendrán; pero está en nosotros como vamos a reaccionar para combatirlos. No permitas que los pensamientos negativos y el miedo tomen control de tu mente y de tu vida. Declárale la guerra al padre de mentira por medio de la Palabra de Dios y verás cómo sus mentiras huirán de ti. Renueva tu mente con la palabra de Dios y enfócate en Sus promesas; Dios te guiará a pensar con sabidurías, discernimiento e inteligencia.  Dale la oportunidad a Dios para que Él sea el centro de tu vida.

Bendiciones

www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here