Soy libre por tu sangre señor.jpg7 Maneras de ser Agradecidos con Dios

Tenemos miles de razones para ser agradecidos con Dios que no se pueden enumerar debido a Su Gran amor hacia nosotros. Escribiendo esta corta reflexión, surgió en mí un gran agradecimiento hacia mi Padre Celestial que faltarían páginas para contarlas todas, y es que el amor incondicional de Dios sobrepasa a los limites, no tiene límites. La voluntad de Dios es que seamos agradecidos y dar gracias en todo.
“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18). (RVR1960)

Unos de los sinónimos de la palabra agradecimiento son gratitud y gracias y esas palabras aunque suenan fáciles de decirlas, resultan un tanto difícil para algunos ponerlas en acción. El apóstol Pablo en Tesalonicenses nos dice que como cristianos debemos dar gracias en todo, porque es la voluntad de Dios con nosotros en Cristo Jesús. Dios está a la espera en que nosotros como cristianos estemos agradecidos con Dios al levantarnos y al acostarnos. El agradecimiento debe estar presente cada día de nuestro existir, debido a que es Dios quien nos brinda por Su misericordia un nuevo amanecer. Dios por Su misericordia nos ofrece cada día Sus ricas bendiciones, pero andamos tan ocupados que no nos damos ni cuenta de Su grandezas. Muchas veces en nuestro caminar no valoramos lo que Dios nos ofrece día tras día, no porque lo merezcamos, sino porque Su misericordia es grande. Debemos ser agradecidos con Dios no solamente en los momentos buenos, también en los malos. Agradecidos con Dios no solamente de vez en cuando, sino cada día.

¿Por qué debemos de estar agradecidos con Dios?

1. Agradecido de Dios porque soy adoptado por Él. Jesús pagó el Precio por ti y por mí. Soy hijo de Dios.

El Padre Celestial, me adoptó cuando decidí aceptarlo como mi Salvador, mi Señor y mi Padre Celestial. Me adoptó cuando Su Hijo Jesucristo pagó el precio por mí y por ti en la Cruz del Calvario. Jesús lo hizo por amor a ti y a mí porque “Sabiendo que fuistéis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteís de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la Sangre preciosa de Cristo, como de un Cordero sin mancha y sin contaminación” (I Pedro 1:18-19).

2. Agradecido de Dios porque me conoce, me eligió y sabe quién soy.

“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones” (Jeremías 1:4). “Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos” (Salmos 139:1-3). (RVR1960) “Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él” (Efesios 1:4). Este versículo declara que Dios nos escogió. “No me elegisteis vosotros a mí, sino que Yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en Mi Nombre, Él os lo dé” (Juan 15:16).

3. Agradecido de Dios porque Él tiene buenos planes conmigo y contigo.

“Porque Yo sé muy bien los Planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, Planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11).

4. Agradecido de Dios porque cuando clamo a Él, Él me responde.

“Clama a Mí, y Yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3). “Jehová Dios mío, a Ti clamé, y me sanaste” (Salmos 30:2).

5. Agradecido con Dios porque me salvó, me hizo una persona nueva y borró todos mis pecados.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). (RVR1960)

6. Agradecidos de Dios por recogerme y darme Su amor incondicional.

“Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá” Salmos 27: 10). “Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché” (Isaías 41:9). (RVR1960)

7. Agradecido de Dios porque Él es mi Pastor. Jesús guarda mis pasos y nunca me dejará caer.

“Y Aquel que es Poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de Su gloria con gran alegría, al Único y Sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén. (Judas 1:24-25). (RVR1960)

!Agradecida porque por Su Sangre soy libre! Gracias Padre Celestial, Tuyo es el Poder, Tuya es la Gloria, por los siglos de los siglos. Amén.
www.ministeriosdesanidad.org

4 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here