Confío en Dios El Es Mi Guardador

El que habita al Abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y Castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.

El capítulo completo se trata de la cobertura de Dios hacia Sus hijos, esas promesas son bien clara: “si moramos bajo Su Abrigo”. Si Jehová es nuestro Dios, el miedo no tiene lugar en nuestras vidas, porque estamos bajo Su Abrigo de protección. Esa confianza solo se desarrolla por medio del arrepentimiento y la confianza de creer que solo Dios puede proteger a Sus hijos.

No hay otro dios fuera del Creador, Jehová es el Único Dios, los ídolos y dioses creados por hombre, no tienen poder para realizar lo que Jehová de los Ejercitos puede hacer; Él es el Alpha y el Omega; el Principio, y el Fin. Si de todo corazón moramos bajo la Sombra del Omnipotente; tenemos la certeza de que Dios nos librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas no cubrirá, y debajo de Sus alas estaremos seguro.

La Palabra de Dios dice: Y “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y Mi siervo que Yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que Yo mismo Soy; antes de Mí no fue formado dios, ni lo será después de Mí. Yo, Yo Jehová, y fuera de Mí no hay quien salve. Yo anuncié, y salvé, e hice oír, y no hubo entre vosotros dios ajeno. Vosotros, pues, sois Mis testigos, dice Jehová, que Yo Soy Dios. Aun antes que hubiera día, Yo era; y no hay quien de Mi Mano libre. Lo que hago Yo, ¿quién lo estorbará?

Gracias Padre Eterno, Dios Fuerte y de Poder; llenos están los cielos y la tierra de tu gloria. Padre en Ti confía mi alma. En Dios confío; Él es mi Guardador.

www.ministeriodesasnidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here