En su angustia clamaron al Señor, y Él los salvó de su aflicción. los sacó de las sombras tenebrosas y rompió en pedazos sus cadenas. (Salmos 107:13-14, NVI)

Cada uno de nosotros en algún momento de nuestras vidas nos hemos encontrados en situaciones difíciles, pero cuando clamamos a Dios, Él por Su misericordia nos levanta, nos brinda consuelo; y nos liberta de toda cadena. De igual modo, Dios lo hizo con Pedro cuando se encontraba en la cárcel. Dios envió a un ángel para darle la libertad.

“He aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión. Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. (Hechos 12:1-14).

El Señor nuestro Dios por Su misericordia, también nos libertó cuando nos hallábamos en la esclavitud del pecado y por Su gracia nos libertó y nos perdonó. Gracias Padre, gracias, Hijo; y gracias, Espíritu Santo de Dios. Alabad a Jehová, porque Él es bueno; porque para siempre es Su misericordia.

Mensaje de Dios
www.ministeriosdesanidad.com



LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here