Dios Enjugará Las Lágrimas de Tus Ojos

“pues el Cordero en medio del trono los pastoreará y los guiará a manantiales de aguas de vida, y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos” (Apocalipsis 7:17).

El Señor se revela a nuestras vidas para dejarnos saber que Él siempre está en control de todas las cosas, ya sea para sanarnos, levantarnos, fortalecernos en la fe o para ayudar a aquellos que necesitan una Palabra de aliento de parte de Dios. Muchas veces nos hemos sentidos atribulados, con ganas de llorar, cansados con muchas cosas de tal modo que llegamos a pensar que todo se ha acabado; pero aun en medio de la tempestad, Dios se muestra a nuestras vidas para levantarnos y secar nuestras lágrimas. Apocalipsis 21:4, Dios promete que Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Tenemos que creer firmemente por fe lo que el Padre nos promete, no perder de vista Su Palabra y Sus Consejos; porque es por medio de la fe que suceden Milagros de vidas.

Nuestro Padre Celestial nos dice: “Hijo mío, atiende a Mis Consejos; escucha atentamente lo que digo. No pierdas de vista Mis Palabras; guárdalas muy dentro de tu corazón. Ellas dan vida a quienes las hallan; son la salud del cuerpo. (Proverbios 4:20-22)

Presentémonos delante de Dios cada día, guardemos Su Palabra y Sus Consejos. Su Palabra es la Fuente de vida, el agua que sacia nuestra sed y sanan las heridas. Dios se muestra a nosotros como el Dios Sanador, el que sana todo tipo de enfermedades. Él es nuestro Príncipe de paz; el que calma el llanto y el dolor. Él es el Dios de Justicia; el que nos defiende y pelea nuestras batallas. También se muestra como el Dios que liberta a Su pueblo de la esclavitud, el Dios Libertador. Dios promete que curará a Su pueblo y romperá cadenas de pecados diciendo: “Yo les traeré sanidad y medicina; los curaré y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Haré volver los cautivos de Judá y los cautivos de Israel, y los restableceré como al principio. Los limpiaré de toda su maldad con que pecaron contra Mí, y perdonaré todas sus iniquidades con que contra Mí pecaron y contra Mí se rebelaron. Jeremías 33:6-8

Dios enjugará toda lágrima.

!Gracias Padre Eterno!
www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here