Guardar Mis Palabras

 La Palabra de Dios nos dice en Proverbios 4:23, “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”. El Señor nuestro Dios nos manda a que cuidemos y guardemos nuestro corazón. Dios es el Único que tiene el poder para cambiar y transformar el corazón y Su anhelo es que guardemos el corazón.

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca” (Lucas 6:45).

Tenemos que medir siempre las palabras para no ofender a nadie, pues nuestras palabras pueden ser positivas o negativas. Siempre meditar en lo que vamos a decir, pues las palabras sin pensar pueden causar grandes estragos.

“Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo” ( santiago 3:2).

Tengamos presente de vigilar nuestras palabras, no permitas que tu boca sea una fuente de negatividad, malas noticias; ni mucho menos, de muerte. De modo que, “la muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos” (Proverbios 18:21). Por tanto, debemos clamar sabiduría a Dios antes de dirigirnos a alguien y que nuestras palabras sean armoniosas y de bienestar para todos. 

“Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio” (Mateo 12:36). 

“Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse” (Santiago 1:19). “En las muchas palabras no falta pecado; mas el que refrena sus labios es prudente” (Proverbios 10:19). 

Oremos:

Padre Eterno, te pido que ninguna palabra corrompida salga de mi boca, “sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:29).

Mensaje de Dios
www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here