Oremos por la República Dominicana

Oremos y oremos; porque “este género no sale sino con oración y ayuno” (Mateo 17:21). “Orad sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17-21).

Oremos por la paz de la República Dominicana. Este conflicto no es de policías y Fuerzas Armadas, es espiritual; por tanto, oremos para que los principados y potestades de las tinieblas se sujeten en el Nombre de Jesús. En el Nombre de Jesús cancelamos todo conflicto entre Haití y República Dominicana. Enviamos las guerras, pobrezas; y violencias hacia el abismo y sin retorno en el Nombre de Jesús. Reprendemos todo espíritu de violencia entre ambas naciones y clamamos la paz de Cristo que sobrepasa todo entendimiento y no añade tristeza alguna. Oremos y oremos porque “este género no sale sino con oración y ayuno” (Mateo 17:21). Dios nos manda a estar vestidos con todas Sus Armaduras, estar firmes en la oración; y “Orad sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17-21).

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos. Efesios 6:10-18

 En el Nombre de Jesús y Su Santo Espíritu, reprendemos toda maldición declarada a la República Dominicana y aplicamos la Sangre de Cristo al Norte, Sur, Este; y Oeste del mapa de la República Dominicana. República Dominicana le pertenece a Cristo.

Padre de amor y misericordia; Jehová de los Ejércitos; te pedimos que cubra a la República Dominicana y que todos clamemos a Ti en busca de tu ayuda. Padre Eterno, tu Palabra dice en 2 Crónica 7: 14, que: “si se humillare Mi pueblo, sobre el cual Mi Nombre es invocado, y oraren, y buscaren Mi Rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces Yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Padre, nos amparamos bajo la Sombra de Tus Alas, nos humillamos ante Tu Presencia. Sana nuestra tierra. En el Nombre de tu Hijo amado Jesucristo. Amén.

Padre de amor y misericordia, “¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de Tus alas” (Salmos 36:7).

www.ministeriosdesanidad.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here