Liberando las cargas

Hay una historia que se cuenta sobre un hombre que caminaba llevando una piedra en una mano y una bolsa de arena en la espalda, quien un día se encontró en el camino con alguien que le dijo: “te ves muy cansado” y le preguntó: “¿Por qué llevas esta piedra que se ve pesada en la mano?”. A lo que el hombre respondió: “Es raro pero nunca me había dado cuenta que llevaba una piedra”, así que la tiró y eso lo hizo sentirse bien.

Un día diferente, otra persona se le acercó y le preguntó: “¿por qué llevas esa bolsa de arena en la espalda?”, a lo que el hombre dijo: “Ohh, no me daba cuenta de que estaba llevando este peso”, al darse cuenta de esto, la eliminó, y así sucesivamente el hombre fue deshaciéndose de sus cargas innecesarias; las fue dejando atrás y se convirtió en un hombre libre, liviano para avanzar mucha más facilidad en la vida.

La reflexión al respecto “¿Cuál era realmente el problema del hombre; la piedra, el saco de arena o las demás cargas?, ¡No!, era la falta de conciencia de que tenía cargas innecesarias. Así una vez que las vio, se deshizo de todo, fue libre y avanzó con seguridad”.
Muchos hoy en día llevan cargas sin darse cuenta. Por eso se sienten cansados y cargados.

En la Biblia, en el inicio del capítulo doce de la carta a los Hebreos se le pide al pueblo que suelte lo que les impide avanzar en la vida y el pecado para que pongan su mirada en Jesús, el autor y consumador de la fe y lo dice así “quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante”. Hebreos 12:1(b) (NTV)

Y te puedes preguntar, ¿Cuáles son algunas de las cargas que pesan sobre las personas?. Por ejemplo, el miedo, la falta de perdón, los pensamientos negativos, la mediocridad, juzgar a los demás, falta de propósito, el juicio a los demás, el egoísmo, la ira, la contienda, la baja auto estima, el creerse mejor o más que los demás, las relaciones tóxicas, en fin, la lista es interminable, por eso en tu oración de hoy pídele al Señor que te permita ver las cargas y el pecado que no has superado para así poderlos soltar y avanzar en tu crecimiento espiritual.

Oremos: “Amado Padre Celestial, sé que estoy llevando en mi vida cargas que no necesito, que me cansan y el pecado que no he superado. Reconozco que todo esto me impide avanzar; hoy te pido que traigas revelación a mi vida y que me ayudes a soltarlo todo, deseo vivir en libertad, te doy gracias por la revelación que me darás, lo pido y declaro en el Nombre de Jesús, Amén”

Versículo: “…quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante.” Hebreos 12:1(b) (NTV)

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here