Mi socorro viene de Jehová

Desde que empezó la pandemia mundial, los seres humanos hemos tratado de adaptarnos a esta nueva situación que nos ha tocado vivir. En medio del caos, dificultades y encierro en la casa, nos hace pensar lo vulnerable que es el ser humano y cómo en cuestión de semana se puede desajustar las cosas que hacemos en nuestro diario vivir. El virus ha causado mucha mortandad produciendo desconsuelo en toda parte del mundo como también, ha ocasionado una transformación en la sociedad donde muchos todavía no han podido adaptarse al cambio. A decir verdad, el cambio tan rápido ha causado mucho miedo, estrés e inseguridad. En medio de la situación debemos de buscar a Dios y “aprovechar “bien el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:16 -RVR1960). El cuadro de oscuridad que todo hemos visto nos hace pensar que ya no hay esperanza. La Sagrada Escrituras de Dios nos alienta y nos dice “no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza” (Romanos 5:3-4 RVR60). En Jesucristo está puesta nuestra esperanza, Él es nuestro pronto Auxilio en tiempo de la tribulación. 

Agarrémonos de las manos de Dios “porque sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a Su Propósito son llamados” (Romanos 8:28 -RVR1960). No importan las nuevas adaptaciones en nuestro diario vivir que nos ha traído este virus, sabemos que Dios nunca nos dejará solos. El Señor nos manda a “orar sin cesar” 1 Tesalonicenses 5:17) y a descansar en Él. “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. (Filipenses 4:6-7 -RVR1960). Cuando depositamos nuestra confianza en el Señor, no habrá necesidad de permanecer afanosos. Descansemos en la paz de nuestro Señor Jesucristo en toda circunstancia y desafío de la vida y clamemos de corazón al Señor y nuestra oración nos ayudará a reposar en Su paz. El Señor nos dice a todos: “Estas cosas os he hablado para que en Mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33 -RVR1960).

Oración:
Padre Eterno te pido en el nombre de tu Hijo Jesús de Nazaret, tu Hijo amado que, todo aquel que se acerque a Ti creyendo, reciba tu paz, reciba sanidad y salvación. En el Nombre de Jesús. Amén.

Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal; Él guardará tu alma” (Salmos 121:1-7 -RVR1960).
“Porque tú eres mi esperanza; oh Señor DIOS, tú eres mi confianza desde mi juventud” (Salmos 71:5).

Palabra de Dios
www.ministeriosdesanidad.org

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here