Escrito en Agosto de 2011

El Señor quiere que nos mantengamos orando. Tenemos el derecho de creer  en todas las promesas que Dios nos ha dado por medio de Su Palabra, por lo tanto debemos oran en Grande!!!

Hermanos, hay demonios alrededor de nosotros que quieren hacernos creer que todo está terminado, pero ¿sabes qué? No los escuche, el enemigo es un mentiroso. Para de enfocarte en el problema y en las circunstancias a tu alrededor y empieza a mirar a Jesús, Él tiene la solución a todos tus problemas.

Santiago 5:16 dice: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.
Aquí Santiago se refiere a las personas justas. Cuando el justo ora, sus oraciones son efectivas.

Hermanos, aun el justo comete errores, no sé si tú comete errores pero te diré que yo sí. Tengo muchas faltas y si me tengo que vanagloriar seria en mis faltas y te diré que son muchas.

Amados mi empeño es buscar a Dios primeramente antes todo. Dios nos promete en Su palabra que cuando lo buscamos a Él primero Él nos bendeciría. “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Cuando buscamos a Dios por medio de la oración, Él va moldeándonos y limpiando a Su imagen. Si tengo el Reino de Dios y Su justicia, lo tengo todo, no importa lo que la economía diga, porque “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que me falte conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

No conforme a los problemas diarios, no conforme a la bolsa de valores financieras, sino conforme a Sus Riquezas en Gloria. Si no cree en Dios, y en Sus promesas, el enemigo podrá jugar con tu mente, pero si confía en Dios y lo busca en oración, el Señor suplirá el deseo de tu corazón de acuerdo al propósito que Él tiene para tu vida.

Los propósitos de Dios para ti son tan grandes que Él ya lo tenía planeado antes que tu madre te diera a luz. “Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará ni te desamparará.

No temas ni te intimides” (Deuteronomio 31:8). Estas promesas están en la Biblia, solo créele a Dios, ora en grande, no pares de orar. “Pídeme, y te daré por herencia las naciones y como posesión tuya los confines de la tierra” (Salmos 2:8).

Padre Celestial venimos ante Tu presencia para darte la gloria y la honra. Glorificado sea tu Nombre oh Dios.

Vengo ante ti con un corazón contrito y humillado, perdóname Señor, enséname cada día a caminar de acuerdo a tus propósitos.

Señor enséñame a vivir una vida conforme y agradable a Ti. Gracias Señor por tu amor en el Nombre de Jesús, Amén.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here